"DICHOSA EDAD Y DICHOSOS SIGLOS AQUÉLLOS A QUIEN LOS ANTIGUOS PUSIERON EL NOMBRE DE DORADOS, Y NO PORQUE EN ELLOS EL ORO, QUE EN ESTA NUESTRA EDAD DE HIERRO TANTO SE ESTIMA, SE ALCANZASE EN AQUELLA VENTUROSA SIN FATIGA ALGUNA, SINO PORQUE ENTONCES LOS QUE EN ELLA VIVÍAN IGNORABAN ESTAS DOS PALABRAS DE TUYO Y MÍO"

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Recomendación de artículo.

Ayer, cuando navegaba curioseando una cantidad enorme de bitácoras, cosa que por cierto se ha convertido para mí casi como en un deporte, encontré un artículo en un blog argentino que me llamó mucho la atención y que al leerlo me embriagó con las enseñanzas que en el mismo artículo fluyen. El artículo se titula "El método socrático" y lo encontramos en el blog de Miguel Ángel Bruno (http://mikelbruno.blogspot.com/). Lo recomiendo a todo aquel que sea entusiasta del pensamiento filosófico y al que no, también, ya que... ¿acaso la vida no es un conjunto de corrientes filosóficas, pensamientos filosóficos igualmente, cuestiones morales, falacias o paradigmas?
Un profesor de Filosofía que tuve, ya jubilado, al que recuerdo con cariño, modelo de comprensión, inteligencia y explicación, recuerdo que nos decía en esas interminables clases de Filosofía que al final a muchos nos acabaron encandilando, que la base de toda sociedad occidental que se precie está sostenida bajo los pilares del pensamiento filosófico heleno y del pensamiento filosófico cristiano. De esta última afirmación es normal que algunos discrepen, pero entendiendo que el pensamiento filosófico cristiano, más alládel medieval, como por ejemplo Santo Tomás de Aquino o San Agustín de Hipona, lo encontremos en aquel joven carpintero nazareno llamado Jesús y que pasó a la Historia por el mensaje de amor entre los semejantes que de sus labios brotaba, viéndolo desde esta perspectiva, siempre resulta del todo indispensable.
Referente al pensamiento filosófico heleno o de la Antigua Grecia que podemos decir. Es imposible negar que cualquier ciencia o pensamiento, sea literario, matemático, geográfico, etc. no encontremos una raíz de pensamiento helenoen él. Ejemplos son Sócrates, Aristóteles, Eurípides o Heródoto, solo por citar a cuatro de un diverso y variado grupo de pensadores que hace siglos ya levantaron los pilares de nuestra actual civilización occidental.
Cierto es, igualmente, que el pensamiento últimamente es un concepto poco ligado a la actualidad de nuestros días y lo que digo no es ninguna locura. De prueba lean la portada de cualquier periódico y verán que el ochenta por cierto de las noticias de portada son asuntos desagradables, críticas, asesinatos, robos, acciones bélicas. Entonces es cuando toca sentarse y reflexionar acerca de esos pensamientos filosóficos que son en teoría nuestros pilares o informarse e ir a constatar si esos pilares antaño robustos son ahora un simple conjunto de ruinas, piedras ciclópeas esparcidas por doquier, formando un estado de ruina perfecta. Como el Partenón. Todos los caminos llevan a Roma. Las calzadas sí. En conocimiento, todos los caminos llevan a Atenas.

4 comentarios:

Lydia dijo...

Mis estudios no son filosoficos, son más bien literarios así que no puedo discutir sobre el pensamiento de estos grandes hombres porque no los conozco a fondo. Lo que si sé y en lo que reflexiono bastante es en el hecho que tenemos que trascender esta dualidad en la que vivimos, el bien el mal, negro blanco, bueno malo, etc. Tenemos que ir más allá, por eso me gusta Buda, porque no separa. Tampoco Jesus, que conocemos tan mal. Vivimos en la dualidad, separados de la realidad. TEnemos que unir, transformar: el odio por el amor, por ejemplo. Vivimos separados de la naturaleza, de los otros. Tenemos que empezar a sentir y vivir las cosas holisticamente.

Tienes razón: hay que ir a visitar estos pillares, estos guias y replantearnos nuestra manera de vivir. Aprender, evolucionar, siempre con una mirada inquieta, curiosa y abierta.

Un saludo,

Cuando amanezca nos vamos dijo...

Coincido contigo en todo y sobre todo cuando afirmas que el pensamiento de Jesucristo lo conocemos tan mal. La Iglesia ya se encargo de deformar y servirnos el pensamiento de Cristo deuna manera tan abstracta.

Un abrazo Lydia.

Alberto.

neurotransmisores dijo...

Lo bonito de la filosofía es filosofar.

Saludos.

Cuando amanezca nos vamos dijo...

Sin ninguna duda, Neurotransmisores, comparto tu opinión al 100%